En septiembre, la actividad económica retrocedió 2,1%

Estadísticas. La actividad económica profundizó la caída de agosto y en septiembre se contrajo 1,6% respecto del mes anterior. Además, tuvo un retroceso de 2,1% en relación con el mismo mes de 2018 –apenas por debajo del porcentaje de variación interanual registrado en agosto– y en el año acumula una caída de 2,3%, según el estimador mensual de actividad económica (EMAE), que publica el Indec.

En agosto la economía había tenido una contracción de 3,6%. En los últimos meses, antes de las elecciones primarias, la actividad económica venía mostrando pequeños indicios de crecimiento, pero el aumento del 25% que tuvo el tipo de cambio luego de aquellos comicios aceleró la inflación y volvieron a hundir la tímida recuperación.

“El agro mantuvo el crecimiento muy por encima del resto [avanzó 12% interanual en septiembre y acumula un aumento del 29% en el año]. El resto de los sectores tuvo una dinámica dispar, pero los más relevantes en términos de aporte al crecimiento y demanda de mano de obra siguen registrando caídas significativas, aun cuando la comparación se hace con meses en los cuales la recesión ya era palpable”, analizaron en la consultora LCG.

En concreto, entre los sectores que más se contrajeron y que mayor incidencia tienen en el total se encuentran industria manufacturera (-5%), comercio mayorista, minorista y reparaciones (-5,2%) e intermediación financiera (-14,6%). También registraron una evolución negativa los sectores de construcción (-6,5%), pesca (-44,2%) y hoteles y restaurantes (-1,1%).

En tanto, tuvieron crecimiento agricultura, ganadería, caza y silvicultura (11,8%), explotación de minas y canteras (2,2%), actividades inmobiliarias, empresariales y de alquiler (1,5%), transporte y comunicaciones (0,2%), enseñanza (0,9%), y servicios sociales y de salud (0,3%).

“Si bien los datos de julio y agosto fueron revisados al alza y el tercer trimestre arrojó un ligero crecimiento, el dato de septiembre deja un arrastre negativo para el cuarto trimestre y una contracción anual promedio de casi 3%. El panorama no es optimista en el corto plazo. La actividad económica seguirá, cuando menos, estancada en los valores más bajos de esta década”, dijeron los economistas nadin Argañaraz y Bruno Panighel, del Iaraf.

Para este año, las consultoras estiman que la economía caerá 3% luego de que en 2018 la actividad económica se contrajera 2,6%. En 2020, las proyecciones de los economistas hablan de una nueva caída de 1,7% del PBI.