El derrumbe del consumo en los súper no se detiene

Florencia Golender

La veloz evolución de los precios y la merma del poder adquisitivo combinadas tienen ya como resultado quince meses de desplome del consumo minorista. El Indec informó ayer que las ventas en supermercados cayeron 8,8% en septiembre respecto de igual período del año pasado y en los grandes centros de compras retrocedió 3,8%, en la misma comparación.
De acuerdo con el ente estadístico oficial, la única buena noticia es que en el último bimestre se muestra una desaceleración del fuerte proceso recesivo de períodos anteriores.
Por lo pronto, acumularon una baja de 11,8% en los primeros nueve meses del año.
Sin embargo, en mediciones privadas que incluyen el mes de octubre la caída es más acentuada.
Damián Di Pace, director de la consultora Focus Market, aseguró a “Crónica” que “de acuerdo a nuestras mediciones en octubre las ventas en supermercados cayeron 10,7% respecto del año pasado en predios de supermercados de hasta 500 metros cuadrados”.
Di Pace resaltó que “en este contexto observamos que las familias argentinas intentaron adelantar compras con miras a la inflación que no da tregua pero también necesitaron oxigenar el bolsillo con el uso de tarjeta de crédito. Así, el 5% de las familias está endeudada por el uso de plásticos. Si no son tarjetas bancarias, la mora llega al 11%”.
Según el índice oficial, el 35,6% de las ventas en los supermercados se realizó a través de tarjetas de crédito, lo que demuestra que la gente se financia con el dinero plástico para acceder a la compra de alimentos o vestimenta, que constituye el 90% de las ventas en esos megacentros comerciales.
Precios por las nubes Mientras los salarios lejos están de haber mejorado en los últimos meses, los precios internos de los supermercados aumentaron en septiembre un 6,6%, más que el 5,9% del índice de precios del Indec de ese mes y acumulan en el año un incremento del 59,2%, por encima de la inflación acumulada en los primeros nueve meses del año, que fue del 53,9%.
En la composición del consumo, las ventas de almacén representaron 28,4%, seguidas por artículos de limpieza y perfumería, 15,3%; lácteos, 12,5%; carnes, 11,0%; bebidas, 11,0%; electrónicos y artículos para el hogar, 4,7%; panadería, 3,8%; verdulería y frutería, 3,4%; indumentaria, calzado y textiles para el hogar, 2,1%; alimentos preparados y rotisería, 1,0% y otros, 6,9%.
En las ventas totales a precios corrientes durante septiembre los artículos con mayores niveles de ventas fueron los lácteos con 57,4% del total, seguido por las carnes con 51,8%, almacén con 46,9% y electrónicos y artículos para el hogar con 46,5%.
En los centros de compras los precios crecieron en el mes 8,4% y acumulan en el año un alza del 51,1%.
Mayoristas En los autoservicios mayoristas también se registró una baja del 3,2% en el nivel de ventas interanual, que alcanzó también una retracción de quince meses.
Además, la venta con tarjetas de crédito llegó al 50,7% del total de la facturación.
En definitiva, “estos índices no hacen más que evidenciar la pérdida de poder adquisitivo. Aún más se demuestra con el aumento del uso de tarjeta de crédito para comprar alimentos, los plásticos están el tope y los consumidores endeudados. Es muy importante que en los próximos meses se tomen medidas para revertir esta situación”, concluyó Di Pace.

HUBO ANUNCIOS DE CONGELAMIENTO DE PRECIOS QUE NO PROSPERARON.

EN LOS CENTROS DE COMPRAS, POCO MOVIMIENTO EN LA PREVIA A LAS FIESTAS.

Segundas y terceras marcas crecieron alrededor del 40%
De acuerdo con un informe privado, el cuadro del consumo actual muestra importantes cambios de hábitos que se han venido consolidando en los últimos cuatro años. Las primeras marcas mantienen un predominio de 61% en el gasto de los hogares según reportes de Kantar, pero debajo del 69% del 2015. Por su parte, en la pérdida de 4 puntos registrada por Scentia en 2019, se observa el traslado hacia el 14% de las segundas marcas, 17% de las terceras, y un 9% que consolida las marcas propias, aunque con distinto grado según los segmentos.
Los sectores más altos registran algún movimiento hacia marcas B, e incluso hacia marcas propias, pero al fin sólo representan apenas el 10% del consumo. En cambio, en los niveles medio bajo y bajo que absorben el 87% del consumo, su principal interés es dejar de caer o simplemente sobrevivir, con los niveles de ingresos más bajos situados por debajo de los $15.000. Aquí se reúnen los 4 millones de AUH, 5 millones de asignaciones familiares, 7 millones de jubilados y otros.
Según los estudios de Scentia, pañales y pizzas congeladas migran hacia marcas B, categorías como dulce de leche, crema y leche chocolatada migran hacia marcas B y C. Existen además cambios de hábitos de compra. Según Kantar, la base de la pirámide de consumo reduce el gasto comprando con más frecuencia en el almacén tradicional, que recuperó penetración y volumen. En el otro extremo superior, los hogares con chicos concentran más compras en los mayoristas, que han sabido crecer en todos estos años para consolidar un 9,5% del consumo. Las cadenas de híper y supermercados lograron mantener su 32%. El ciclo de contracción ha reducido además la frecuencia de compra y producido fuertes caídas en categorías como lácteos (-11%) o refrigerados (-13%). Así lo puntualiza un informe elaborado por Guillermo D’Andrea, director del Centro de Liderazgo en Mercados y Retail del IAE Business School, escuela de negocios de la Universidad Austral.

-11,8% BAJA INTERANUAL La suba de precios y la pérdida de poder adquisitivo fueron evidente durante el mes de septiembre en las ventas de los supermercados.
28,4% COMPRAS DE ALMACÉN Lo que más se vende es lo más accesible, seguido por artículos de limpieza y perfumería que representan el 15,3% de las compras; lácteos, 12,5%; carnes, 11,0% y otros.
35,6% CON TARJETA La falta de dinero disponible hace que se compre más con plástico. Con débito se paga el 27,5% de las compras. El 33,8% paga en efectivo.
-3,8% CENTROS DE COMPRAS En los grandes shoppings las ventas totales a precios corrientes en septiembre alcanzaron un total de 13.162 millones de pesos, lo que representa una caída de 5,9% respecto del mes anterior.