Diputados intenta reactivar agenda con polémicas leyes de alquileres y góndolas

Proyectos buscan ser aprobados el 20-11, pero generan rispideces en oficialismo y oposición. Furia en Senado por desconexión entre cámaras. Asamblea para proclamar a fórmula presidencial vencedora. Jura de legisladores e ideas sobre extraordinarias en enero. Delirio por emergencia económica.
Mientras que el kirchnerismo se esquilma por diferentes cargos a saborear a partir del 10 de diciembre y un macrismo con internas que prometen más que chispazos en el corto y el mediano plazo, el Congreso comenzó a fijar fechas no sólo para la Asamblea Legislativa que proclamará como presidente electo a Alberto Fernández, sino también para tomar jura a los futuros legisladores. En simultáneo, Diputados intentará reactivar el recinto en los próximos días para aprobar dos polémicas leyes -faltará la sanción del Senado-: alquileres y góndolas.
En Diputados, y tras el papelón que realizaron días atrás el actual presidente de la Cámara, Emilio Monzó, y su sucesor, Sergio Massa, para que el primero ocupe el jugoso cargo del Defensor del Pueblo, los “amigos” se reunieron ayer y repartieron una foto de “transición”. El tigrense -ahora kirchnerista- llevó también una agenda tentativa para sesionar en diciembre e incluso no descarta que Alberto Fernández convoque a extraordinarias también en enero próximo. Como horizonte clave de diciembre se encuentran el Presupuesto 2020 y la renegociación de la deuda. Para las semanas posteriores aparece el delirante regreso de la ley de emergencia económica.
Durante la reunión Monzó-Massa también participó la secretaria administrativa y cajera de Diputados, Florencia Romano. Pese a los esfuerzos y algunos logros en la Cámara baja, y tal como publicó en los últimos meses Ámbito Financiero, Romano mantiene una insólita mora con la publicación de decretos de su área, una de las más sensibles en cuanto a transparencia. En tanto, los presidenciales de Monzó, además de ser difíciles de ser rastreados, se mantuvieron bajo larga siesta desde mayo y días atrás fueron cargados hasta mediados de septiembre.
Los nuevos integrantes de ambas cámaras jurarán el 27 de noviembre en el Senado y el 4 de diciembre en Diputados. El miércoles próximo, en tanto, se realizará una Asamblea Legislativa para procurar la fórmula presidencial vencedora de las elecciones. Sin embargo, y antes del final del período de sesiones ordinarias -30 del corriente mes-, la Cámara baja quiere aprobar el 20-11 las polémicas leyes de alquileres y góndolas. En el Senado destilan furia por el reboleo de proyectos sin consulta previa, y desde oficialismo y oposición coinciden en la necesidad de consensuar temarios en conjunto para evitar tropelías de años anteriores y ante un Congreso que estará megapolarizado.
Góndolas
El tema fue activado por la diputada de la Coalición Cívica Elisa Carrió -luego se subió a ese carro la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, para el tramo local-, y la oposición aprovechó un desliz del oficialismo para alzarse con un dictamen de mayoría. Carrió anunció días atrás la renuncia a su banca desde el 1 de marzo próximo.
Desde la oposición se establece, según lo firmado, que la exhibición de un producto no supere el 30% del espacio disponible que comparte con productos de similares características y diferente marca. Además, se tendrá que garantizar un 25% del espacio disponible para productos de similares características y diferente marca, para la exhibición de productos producidos por micro y pequeñas empresas nacionales inscriptas en el registro de “Mi PYMES” y/o en el ReNAF; y un 5% adicional para productos originados por la agricultura familiar, campesina o indígena y los sectores de la economía popular.
Por otra parte, los productos de menor precio -conforme la unidad de medida- se encontrarán a una altura equidistante entre el primer y último estante de las góndolas. En locaciones virtuales, deberá garantizarse que las ofertas de menor precio -conforme la unidad de medida- se publiquen en la primera visualización de productos de la categoría en cuestión.
En cuanto a islas de exhibición y exhibidores contiguos a las cajas, se deberán presentar productos producidos por micros y pequeñas empresas nacionales inscriptas en el registro de “Mi PYMES” y/o en el ReNAF, o los que en el futuro los reemplacen, en un 50%. En el dictamen opositor también se proponen controles estrictos para no demorar el pago a proveedores -60 días- y un código de buenas prácticas para la distribución mayorista y minorista.
Alquileres
El Senado lo votó en 2016 y el PRO lo mantuvo en siesta desde ese entonces a través del danielangelicista Daniel Lipovetzky. Enojado con el Ejecutivo, el legislador le dio vida al proyecto desde la Comisión de Legislación General y logró anteayer, tras semanas de miradas hacia otro lado, un despacho de tibio “consenso” a votarse, en principio, el miércoles 20. Las mejoras para inquilinos se mezclan con regulaciones y propuestas delirantes que podrían desembocar en efectos para nada deseados. Todavía quedan dudas en legisladores de oficialismo y oposición sobre las dos iniciativas y temen, en un recinto cada vez más parecido a un circo, que la falta de acuerdos derive en un nuevo papelón.

Sintonía. El presidente de Diputados y su sucesor, Emilio Monzó y Sergio Massa, respectivamente, programaron una foto “formal” de transición. Hay dudas sobre la futura agenda “oficial” que deslizó el tigrense.