Banana. Por qué los conflictos en Latinoamérica impactaron en el precio local


Las bananas , una de las frutas más elegidas por los argentinos, vive momentos de incertidumbre. En la última semana el precio se duplicó, y pasó de valer entre $60 y $80 en las góndolas y verdulerías costar hasta $150. ¿La razón? Las turbulencias sociales y políticas que están viviendo varios países latinoamericanos involucrados desde los cuales este producto se importa.
Si bien existe producción nacional, la mayor parte de las bananas ingresa de Ecuador, Bolivia, Paraguay, Colombia y Brasil. “La fruta que tendría que estar en la Argentina está acumulada en los puertos chilenos”, afirmó dijo a LA NACION Franco Sibilia, presidente de la Cámara de Importadores de Bananas y Afines .
“Tenemos problemas para abastecernos. Nunca pasó que el ingreso de la fruta se corte de forma simultánea en varios orígenes”, añadió. Según explicó, casi el 85% del consumo de bananas del país es importado. De ese volumen, el 70% proviene de Ecuador, más del 20% de Bolivia y un 5% de Paraguay.
Uno de los primeros inconvenientes fue con Ecuador , que a principio de octubre tuvo problemas políticos y manifestaciones que afectaron el suministro. Si bien ese conflicto se apaciguó, la banana ecuatoriana entra a la Argentina a través del Pacífico por Chile , y desde mediados del mes pasado que ese país vive paros y huelgas en sus puertos.
Si bien Sibilia afirmó que de a poco los problemas de importación desde Chile están estabilizándose, no están del todo arreglados. A esa problemática se le suma la paralización del flujo desde Bolivia , que también está viviendo momentos álgidos. “Hace tres semanas que no recibimos nada de ese país. Los camiones están parados por cortes de rutas y la situación es extrema”.
Además, a los conflictos de Ecuador, Bolivia y Chile se agregó que hace unas semanas hubo un corte en la frontera con Paraguay que impidió el ingreso de la fruta. Sin embargo, este fue el primer problema que se solucionó.
“Cuando se liberen todos estos inconvenientes y llegue toda la fruta que está parada en otros países, el precio de la banana va a bajar, porque es perecedera y no podemos jugar con la mercadería”, auguró Sibilia.
Los argentinos son uno de los mayores consumidores de bananas del mundo. Según datos de la Secretaría de Agroindustria de la Nación el consumo per cápita anual de esta fruta en el país es de 12,2 kilos, mientras que en el mundo es de 8,5.
El desabastecimiento se siente en el Mercado Central de Buenos Aires (MCBA), donde los precios mayoristas comenzaron a subir en la segunda quincena de octubre. De acuerdo a Mariano Lechardoy, gerente de Información Comercial del MCBA, en octubre hubo una caída interanual del 9%. El mes pasado el MCBA acumuló 5200 toneladas, mientras que en igual periodo de de 2018 había recibido 5700 toneladas.
Lechardoy observó que la semana pasada el precio de un cajón de 20 kilos de la banana más cara estaba $2200, pero que esta semana ya había descendido a $1900. Sin embargo, antes del desabastecimiento el precio rondaba los $1100. “Pensamos que esto está llegando a un equilibrio y no esperamos aumentos , porque la gente no lo convalida, nadie paga $200 el kilo. Sin embargo, el precio es una cuestión de expectativas”, agregó.
Respecto a por qué la baja de volumen impactó tardíamente en el precio minorista, Lechardoy explicó: “Es posible que se haya estado vendiendo parte del stock que había en las empresas, que guardan las bananas en cámaras para madurarlas”.
Producción nacional
En la Argentina las provincias de Formosa, Salta y Jujuy concentran más de 5000 hectáreas de producción bananera. “El efecto rebote del alza del precio y el faltante de frutos impactó favorablemente en el productor argentino”, sostuvo Pánfilo Ayala, director de la Federación Agraria Argentina (FAA).
Ayala contó que en los últimos meses al productor nacional se le venía pagando $10 el kilo y que a partir de la semana pasada los valores comenzaron a aumentar y alcanzaron los $20 en chacra al productor. “Esta situación causó un efecto favorable y no creemos que la situación cambie en los próximos días”, aseveró.
Si bien en Formosa el pico de la cosecha ya terminó, ahora comienza el turno de Salta y Jujuy, que producirán 90.000 toneladas para la venta, según estimaciones del sector. “En el país se consumen 500.000 toneladas de banana por año, y estamos calculando que el faltante de las importaciones de este fruto estaría en un 30%”, calculó Ayala.