Aún bajo tensión interna, la CGT recibe a Alberto F. con asistencia perfecta

Carlos Galván

Pese a las dudas, el moyanismo confirmó su presencia. También la UATRE, un gremio que jugó con Macri.
La de hoy puede ser una foto insólita, de esas que se ven cada bastantes años debido a la eterna interna cegetista. Alberto Fernández irá a la CGT, en un gesto político que es interpretado por la dirigencia gremial como una señal de que su futura presidencia se recostará sobre el sindicalismo peronista. Todos los sectores en los que está dividida la central anticiparon que hoy darán el presente, inclusive dos figuras que aparecían hasta hace poco imposibles: el díscolo Hugo Moyano y el titular de UATRE, Ramón Ayala.
La particularidad del gremio de los peones rurales es que está alineado con Juntos por el Cambio y apoyó a Mauricio Macri en la presidencial.
Consultado por Clarín, Ayala explicó que está “a favor de la unidad del movimiento obrero” y también del pacto económico y social que se propone implementar Fernández en el arranque de su gestión. La semana pasada, Ayala ya se había mostrado junto a otras vertientes de la CGT durante la asunción del gobernador de Tucumán Juan Manzur.
El tucumano es uno de los gobernadores que estará hoy en el acto en el histórico edificio de la calle Azopardo.
También fueron invitados intendentes bonaerenses, y los electos Axel Kicillof y Sergio Massa.
“Vamos a tener la casa llena”, bromeó anoche Antonio Caló, secretario general de la UOM.
La “mesa chica ampliada” -Caló, Héctor Daer, Carlos Acuña, José Luis Lingeri, Sergio Sasia, Andrés Rodríguez, Sergio Romero, entre otros – se reunió ayer para definir cómo será el acto de hoy. Se resolvió que los únicos oradores serán son los cosecretarios generales Daer y Acuña. Se supone que ambos se extenderán poco.
Según el repaso que se hizo en el encuentro de ayer, todos los sectores gremiales fueron invitados. Hasta el miércoles había dudas de qué haría Moyano. Pero ese día en un plenario del Frente Sindical que integra que el jefe camionero se definió que el sector también asistiría. “Vamos a ir a escuchar al presidente electo, más allá de las diferencias que tengamos. Los Moyano también van. Va Camioneros, SMATA, todos…”, señaló el canillita Omar Plaini, secretario general de Canillitas, en diálogo con El Destape Radio.
Así, el único jefe sindical de envergadura que faltaría es Luis Barrionuevo.
Cerca del sindicalista adjudicaron su ausencia a las “diferencias políticas” que tiene con Alberto Fernández desde hace años. Igual, cantarán el presente algunos barrionuevistas e, incluso, un dirigente de Gastronómicos: Robustiano Geneiro.
No trascendió cuál será el eje del discurso del presidente electo. Se especula que podría trazar algunos lineamientos del pacto social y que pida por la unidad del movimiento sindical.
Más allá de los deseos del futuro presidente, la unidad asoma aún lejana.
El sector hegemónico en la CGT no está dispuesto a acelerar la convocatoria a un congreso para la elección de nuevas autoridades. El actual secretariado tiene mandato hasta agosto de 2020. Algunos de los gremios que irán hoy, como La Bancaria o Camioneros, plantean la necesidad de apurar la renovación de autoridades.
La ida a la CGT de un presidente, aún electo, es un hecho inusual. La última que fue es Cristina Kirchner en 2008, en un homenaje al abogado laboralista Norberto Centeno.